LUNES XXVIII TIEMPO ORDINARIO
Santo Tomás de Villanuevaimage1.JPG

GÁLATAS:
«No somos hijos de la esclava, sino de la libre»: la libertad nos viene dad por Cristo que ha dado la vida por nosotros para que no vivamos en la esclavitud, sino para que vivamos en la gracia de Dios. Ya no dependemos de la ley antigua.
– ¿Cómo hacer vida en nosotros esta libertad de Cristo? Lo primero es dejar de un lado al hombre viejo y vivir en el hombre nuevo en Cristo Jesús; ya no podemos seguir viviendo como esclavos, sino en la libertad como «hijos».
– Ser libres significa que vivimos nuestra fe cristiana con coherencia, con fidelidad, que la motivación de nuestra vida es el Amor, en el obrar con libertad, y no encorsetarnos por modas o modos que nos estancan y no nos dejan ser hijos.

SALMO:
«Levanta del polvo al desvalido, alza de la basura al pobre». Que frase tan clara de la obra de salvación que el Señor hace con cada uno de nosotros, todos los días de nuestra vida.

LUCAS:
+ «La gente se apiñaba alrededor de Jesús»: la gente quiere ver, tocar, escuchar a Jesús, es el ansia del corazón del hombre que anhela a su Dios, que busca a su Dios. Nosotros somos de los que «se apiñan» por acercarse a Jesús, o en cambio, nos «apiñamos» para buscar otras cosas, otras personas.
+ No se nos dará más signo; JESÚS ES NUESTRO SIGNO, Él es la presencia concreta de Dios que viene a buscarnos y salvarnos. No debemos buscar más signos, porque en Él está la plenitud de la revelación.
+ No hay que buscar más signos, hay que buscar a Jesús, y ni siquiera las obras que Él hace, aunque las siga haciendo. De este modo se entiende que Jesús diga que el único signo que les va a dar es el de Jonás, y luego añade el ejemplo de la reina de Sabá, quejándose de su poca fe.
+ El signo mejor que nos ha concedido Dios es Cristo mismo, su persona, su palabra, y no hacen falta más.

María enséñanos a reconocer la presencia de Jesús en todas las cosas de nuestra vida, de este modo será el signo por quien vivimos, y Él podrá hacer vivir en la libertad de los hijos de Dios. Amén

Un pobre sacerdote +++

LUNES XXVIII TIEMPO ORDINARIO