LUNES XXII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

1 CORINTIOS:

– San Pablo se muestra valiente presentando a los gritos, tan satisfechos con su filosofía, la figura de Cristo Jesús, y éste crucificado, lo que parece la antítesis de la sabiduría y la paradoja mayor para una cultura que aprecia sobre todo la coherencia y la profundidad de un sistema de pensamiento.

– La comunidad cristiana, débil y temerosa, el mensaje que predica es difícil, pero, la palabra misma que anuncia tiene una fuerza intrínseca capaz de hacerla fructificar en los ambientes menos predispuestos.

– Para Dios, la fuerza verdadera está en lo sencillo y lo débil. en la cruz de Cristo, símbolo del fracaso y de la fragilidad, está la sabiduría y la clave para la salvación.

SALMO:
“¡Cuánto amo tu ley, Señor”
Vivir en los mandatos del Señor es la alaegría del salmista, pues sabe que ahí está Dios, y por eso quiere vivir para Él, y cuida vivir por la senda recta sin apartarse ni un milímetro de la ley del Señor.

LUCAS:
– Jesús es el Enviado De Dios, el Ungido, el lleno del Espíritu Santo, el que viene a anunciar la salvación a los pobres, a los cautivos, a los ciegos, a los oprimidos.
– Jesús es El Salvador de los pobres, el que atiende a los pobres, el que quiere la alegría para todos, el que ofrece la liberación integral a los que padecen alguna clase de esclavitud. Aquí entramos todo, quizás hoy es un Buen Día para reconocer nuestras heridas y esclavitudes, y ponerlas en manos del que viene lleno del Espíritu Santo y puede salvarnos.
– Pero en el Evangelio de hoy vemos que la admiración, primero, y el rechazo y la persecución, después, son ya desde el inicio la síntesis de las reacciones que Jesús va a suscitar a lo largo de su ministerio, acabando en la cruz.
– Acojamos nosotros hoy al Señor, y dejémosle hacer una historia de salvación con cada uno de nosotros.

María, Madre llevanos siempre a vivir de tu Hijo Jesús. Amén.

Un pobre sacerdote +++

LUNES XXII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO