LUNES XIX SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

EZEQUIEL:

– El pueblo está en el destierro. El profeta Ezequiel, también. Y a orillas Del Río, el profeta tiene la primera visión misteriosa. El profeta tiene una visión mezcla de elementos cósmicos, y la explica era la apariencia visible de la Gloria del Señor. También en tierra extranjera, les alcanza la mano bondadosa De Dios. Dios ha viajado con su pueblo al destierro. Se abre la puerta de la esperanza.

– En los períodos más dramáticos de la historia, Dios sigue cercano a su pueblo, suscitando profetas que ayuden a sus hermanos y les transmitan su voz. Personas que viven las mismas dificultades que los demás, y así, desde esa solidaridad, ejercen su misión profética.

– Debemos vivir teniendo fe, sabremos ver la cercanía De Dios en los acontecimientos, en las personas, en la Iglesia, en sus sacramentos. Jesús nos dijo, yo estaré con vosotros todos los días.

SALMO:

“Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria”

Este salmo muestra la alegría del salmista, todo el pueblo alaba al Señor, porque Dios da vigor y ánimo a la vida del pueblo.

MATEO:

– Nosotros como cristianos debemos vivir también en las leyes civiles, y debemos someternos a la autoridad legítima y justa. somos testigos de la obra del Señor, de su Reino de paz y justicia, y esto también empieza por las leyes civiles justas. Por eso aprendamos a vivir bien la moral de nuestra fe y así viviremos las leyes adecuadamente.

– El mismo Jesús paga el impuesto del didracma a favor del Templo, de este modo cumple las obligaciones del buen ciudadano y del creyente judío.

– Este evangelio nos muestra por un lado cómo Jesús se encarnó totalmente en su pueblo, siguiendo sus costumbres y normas. Y la enseñanza principal de Jesús fue cumplir la voluntad De Dios sobre nuestra vida, nos anuncia la disponibilidad total ante la misión que el Padre le ha encomendado, salvar a la humanidad con su entrega generosa, por eso no podemos olvidar el anuncio de la Pasión del principio del pasaje.

María, Madre que no rechacemos la cruz de tu Hijo, y que vivamos de verdad una integridad de vida cristiana. Amén.

Un pobre sacerdote +++

LUNES XIX SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO