LUNES III TIEMPO ORDINARIO

HEBREOS:

– Seguimos mirando a Cristo con su sacerdocio, superior al del Antiguo Testamento, y Mediador de una Alianza nueva. Tenemos un Mediador siempre dispuesto a interceder por nosotros. Sobre todo en el momento de la Eucaristía; el sacrificio de Cristo fue único. Hace dos mil años, en el Calvario. Pero nosotros lo celebramos cada día. En cada Eucaristía participamos y entramos en comunión con el sacrificio De la Cruz, que está siempre presente en él mismo, el Señor Resucitado, que se nos da en comunión como el entregado por nosotros.

SALMO:

Cantad al Señor un cántico nuevo, porque ha hecho maravillas

Lo primero es alabar a Dios por las grandes cosas que ha hecho en la humanidad, en la creación, pero sobre todo por las que ha hecho en cada uno de nosotros.

Lo más importante es la victoria de nuestro Dios, que refleja la victoria en la Cruz, la entrega hasta el fin por Amor, y la resurrección; pero también la victoria del Señor en lo concreto de nuestra vida, en muchísimas situaciones en las que nosotros incluso habíamos tirado la toalla.

MARCOS:

– Aparece la lucha entre el espíritu del mal y del bien. Aquí cada uno de nosotros debería revisar a quién le hace más caso al espíritu del mal, del mundo, de la carne, o al Espíritu De Dios que nos conduce y nos guía a la salvación plena.

– El pecado contra el Espíritu Santo, es no querer acoger el perdón del Señor, no querer vivir de misericordia, sino de orgullo, y vivir así según cada uno mismo. A veces nos cuesta salir de aquí, y es a veces pro maldad o por ceguera voluntaria, pero sí puede ser por pereza o por un deseo casi instintivo de no comprometernos demasiado si llegamos a ver todo lo que Cristo nos está diciendo y pidiendo.

– Somos invitados a luchar contra el mal. El Más fuerte ya ha vencido es Cristo, es el liberador del mal, ahora nos toca a nosotros decidir en qué Bandera quiero vivir, luchar y estar, en la del mal, o en la De Dios.

María, Madre llévanos a vivir en Jesús día tras día, y libéranos tú de todas las asechanzas del Enemigo. Amén.

Un pobre sacerdote +++

LUNES III TIEMPO ORDINARIO