LUNES II ADVIENTO

ISAIAS:
– Sigue el profeta con su mensaje de alegría y sus imágenes poéticas, para describir lo que Dios quiere hacer en el futuro mesiánico
– Hoy vemos que todos son planes de salvación, ya no caben penas ni aflicción, porque viene el Señor en persona y nos salvará. Es el que hace cosas admirables, porque nada hay imposible para Dios. Y podremos caminar por la vía sacra, por donde caminan los rescatados, que viven en la alegría del Señor. Y los más admirable que cuando llegue el Señor y nos salve ya no habrá ni pena ni aflicción.

SALMO:
"He aquí nuestro Dios; viene en persona y nos salvará"
Vienen a nosotros la misericordia, la fidelidad, la justicia, la paz, la salvación.., personificadas en un Dios, que no se ha querido quedar en el cielo para salvarnos, sino que viene en persona para entrar en nuestra vida y así la salvación está cerca de los que quieren recibirla en su casa. Que tengamos un corazón que escuche y una mirada atenta fijos en nuestro Dios que viene a salvarnos.

LUCAS:
– Curación interior y exterior del paralítico que traen los amigos a Jesús. Que importante es buscar una curación integral en nuestra vida, siempre le pedimos al Señor que venga a salvarnos por fuera, que me quite tal dolor, que consiga un trabajo para no se quien, que cure a tal enfermo, que haga tal milagro… Pero lo más importante es luchar cada día por dejar que el Señor entre en nuestro interior y nos vaya sanando de lo que hace vivir diferente lo de fuera, de los pecados, debilidades, vicios, complejos… Pidamos de verdad en este adviento una sanación interior que nos lleve a vivir de un modo distinto exteriormente.
– Deberíamos cuidar de un modo especial hacer una buena confesión en este tiempo de adviento, para que el Señor nos sane por dentro. Ya que es el modo que el Señor ha pensado para que nos alcance la vida renovada y la salvación que nos quiere dar, es el modo en que quiere entrar en nuestra casa, tocar nuestro corazón, y cenar con nosotros.
– Por otro lado el evangelio de hoy nos invita a tomar una actitud activa en nuestra vida: ayudar a los demás a que se encuentren con Jesús. Estar dispuestos, salir de nuestros horario y comodidades, facilitaremos llevar a los demás a este encuentro con Jesús.

María, Madre se tu la camillera que nos lleva a Jesús para que nos sane y libere integralmente. Amén.

Un pobre sacerdote +++

LUNES II ADVIENTO