LUNES DE LA SEGUNDA SEMANA DE ADVIENTO

ISAÍAS:

– El profeta Isaías siete con su mensaje de alegría y sus imágenes poéticas, para describir lo que Dios quiere hacer cuando llegue el Mesías. LAs imágenes tienen que ver o con el campo, que todo reverdea, que hay un nuevo renuevo, o con la vida humana, como Dios saca del destierro y lleva a la liberación del pueblo opresor.

– Todo son planes de salvación, yo no caben penas, ni aflicción, curará a los ciegos y a los sordos, a los mudos y a los cojos. Y a todos les enseñará el camino de la verdadera felicidad. La caravana del pueblo liberado la guiará el mismo Dios en persona.

– Que grande es nuestro Dios que viene en persona y nos salva, a Dios le importamos tantos que no nos ama de lejos, sino de cerca, que se encarna para salvarnos y cargar con nuestra vida, y de este modo restituye nuestra vida según la suya.

SALMO:

"He aquí nuestro Dios; viene en persona y nos salvará."

Dios trae la salvación, pero esta salvación es para los que la quieran vivirán y acoger, para los que le temen, pues nosotros temamos al Señor y vivamos de cara a Él, para que todo sea nuevo en su salvación.

Esta salvación De Dios se hace entre encuentros: de la misericordia y la fidelidad, de la justicia y La Paz, Dios quiere darnos lo más grande de su corazón y esto es lo que se encuentra con nuestro pecado y nuestra debilidad y pobreza y nos salva.

LUCAS:

– Hoy lo primero que me da por pensar es en agradecer a tanta gente que ha tomado la camilla de mi vida y me ha presentado y me presenta día tras día ante el Señor. Debemos cada uno de nosotros recordar a cada uno, y presentarlos al Señor en este Adviento para que la salvación vuelva a llegar a sus corazones.

– Por otro lado veo como Jesús quiere curar íntegramente nuestra vida, no le vale con sólo curar el cuerpo, el cura sobre todo y ante todo el alma, Dios quiere que vivamos libres para amar en toda ocasión y para vivir de la gracia, por eso hoy vemos esta curación del paralítico, y esta absolución de todos sus pecados, vemos que el Mesías ha venido a salvar íntegramente al hombre, y a todo hombre que quiera acogerle.

– Hoy hemos visto maravillas, pues vemos como Jesús cura y libera integralmente a la persona. Por eso debemos cuidar más el sacramento de la Reconciliación, que es el que Cristo ha pensado para que, por medio del ministerio De la Iglesia, nos alcance una vez más el perdón y la vida renovada. Es una liberación total la que Dios nos ofrece, de vuelta de los destierros a los que nos hayan llevado nuestras propias debilidades.

María, Madre llévanos a Jesús para que nos cure y libere, y también que nuestra vida sea testimonio para que otros lleguen a Jesús. Amén.

Un pobre sacerdote +++

LUNES DE LA SEGUNDA SEMANA DE ADVIENTO