LOS SANTOS INOCENTES

Comentario a las lecturas

1 JUAN:

– Lo primero que nos muestra es que Dios es luz y en el no hay tinieblas, y nos dice que si queremos de verdad estar con el Señor, en comunión con él debemos dejar la vida de las tinieblas, del pecado, y volver a su luz maravillosa. Es clave vivir en su luz, en sus criterios, en su voluntad, para vivir en comunión e intimidad con Él. En la relación con el Señor no se puede vivir a dos aguas, no se puede servir a dos señores, hay que optar por Él, y abandonar nuestra vida de pecado con tantas cosas concretas.

– Lo segundo es que si pecamos, y no somos capaces de salir de nuestros pecados, tenemos a uno que aboga ante el Padre, Jesucristo, que entrega su vida por nosotros, por nuestra salvación y es nuestra ayuda para salir de las tinieblas y vivir para Dios.

– Caminar en La Luz significa vivir en comunión con Dios, y por tanto, no pecar, no vivir en la oscuridad. Pero por desgracia todos tenemos la experiencia de nuestra debilidad, y nos sentimos pecadores. Pero tenemos a Jesús que viene en esta Navidad para con su sangre purificar todo el pecado del mundo, y esto ya nos empieza exigir una respuesta total.

SALMO:

“Hemos salvado la vida, como un pájaro de la trampa del cazador.”

El salmo relata la experiencia de la debilidad humana, unida a la necesidad de la salvación De Dios, si el Señor no hubiera estado de nuestra parte, nos hubieran tragado vivos nuestros enemigos. Es el Señor el que trae la salvación y el que nos libera de nuestro pecados.

MATEO:

– Vemos el relato de la matanza de los inocentes, y es la oposición de la tinieblas contra La Luz, de la maldad contra el bien, de la comodidad, contra aquel que quiere sacarnos de nosotros mismos.

– Los niños de Belén, sin saberlo ellos, y sin ninguna culpa, son mártires, dan testimonio no de palabra sino con su muerte. sin saberlo, se unen al destino de Jesús, que también será mártir, como ahora ya empieza a ser desterrado y fugitivo, representante de tantos pobres, emigrantes y desterrados de su patria. El amor De Dios se ha mostrado en Navidad, pero el mal existe, y el desamor de los hombres ocasiona a lo largo de la historia escenas como ésta y aún peores.

– La Navidad se vincula desde su inicio radicalmente a la Pascua, en el nacimiento ya está incluida la entrega en la Cruz. Y en la Pascua sigue estando presente el misterio de la Encarnación: la carne que Jesús tuvo de la Virgen María es la que se entrega por la salvación del mundo.

– Una cosa me llama la atención y es que los planes De Dios exigen a María y a José con el Niños una disponibilidad nada cómoda, pues hay que salir de uno mismo, no vivir en nuestra propia tierra, sino hasta darlo todo. A los inocentes les costo la vida, y a sus familias la vida de sus hijos para que se cumplan las profecías. Debemos pensar nosotros y preguntarnos: ¿aceptamos la negación de nosotros mismos y la contradicción el el seguimiento de Cristo? Debemos dar testimonio De Dios con las obras y sobre todo con la vida, y no tanto con palabras bonitas.

María, llévanos a dar la vida por tu Hijo sin guardarnos nada.

Un pobre sacerdote +++

LOS SANTOS INOCENTES Comentario a las lecturas