LECTURAS 26 DICIEMBRE SAN ESTEBAN, PROTOMÁRTIR

HECHOS:

– Al día siguiente de la Navidad celebramos el martirio de san Esteban. Y de este modo se significa que ese Niño que ha nacido en Belén es el mismo que morirá en la Cruz por fidelidad a su misión, por ser testigo del Amor del Padre. Esteban será luego el primero entre sus seguidores que le imite en el martirio.

– El joven Esteban es un buen imitador de Cristo Jesús. Era muy incómodo su mensaje para los que acababan de deshacerse de Jesús. Y vive de verdad es venir a servir y a dar la vida pro todos del mismo Jesús, de este modo vive una perfecta comunión con Cristo Jesús.

SALMO:

“A tus manos, Señor, encomiendo mi espíritu”

Poner nuestra vida en el Señor, vivir en una confianza que no termina nunca. El Salmo nos invita poner todo nuestro ser en manos del Señor que nos sostiene, él es nuestra Roca, que nos salva, él es nuestro baluarte, pero sobre todo con una petición que implica la vida, al querer dejar todo el ser en manos del Señor, y dejarnos guiar en el camino por Él.

Esta confianza como habitualmente en los salmos se basa en las acciones del Señor, pero en especial en su Misericordia y en su Lealtad; por eso podemos implorarle siempre que sea necesario, pero en especial en las asechanzas del Enemigo.

MATEO:

– Hoy se muestra la exigencia del seguimiento del Señor, y cómo ese seguimiento llevará a que los mismos de una familia se persigan, pero hay que vivir no con criterios humanos, sino dejando que el Espíritu nos guíe para no separarnos del Amor del Padre. Y aunque todos nos odien y pasemos necesidad, los que perseveren hasta el final se salvarán. Nosotros siempre estamos pensando más en lo momentáneo, en lo eventual, en lo que podemos controlar, pero hoy el Señor nos lleva a ampliar la mirada, a que no nos quedemos en nuestra longitud de onda, sino que miremos y pensemos en Eterno, y en buscar a Aquel que nos hace a nosotros Eternos: a Jesús que se ha encarnado por Amor para dar la vida, y que nos invita a participar en esta entrega amorosa.

– Hay que vivir un testimonio de vida con una coherencia con la Fe. Creer en Jesús y seguirle comporta decisiones y tomar posturas que muchas veces es signo de contradicción con la mentalidad de este mundo. Hay que permanecer fieles al amor del Señor, y a no cansarnos de este Amor que Dios nos tiene, aunque vayamos contra corriente. El ejemplo esta en san Esteban que incluso en la muerte, muere perdonando y no maldiciendo como pensaría este mundo.

María enséñanos a no guardarnos nada, y a darlo todo por Amor a Aquel que nos lo ha dado todo en su entrega misericordiosa. Amén.

Un pobre sacerdote +++

LECTURAS 26 DICIEMBRE SAN ESTEBAN, PROTOMARTIR