LECTURAS 21 DE DICIEMBRE ADVIENTO

CANTAR DE LOS CANTARES:
+ Levántate amada mía, hermosa mía y ven. El deseo del que ama es estar con el amado, por eso es precioso leer esta lectura en este tiempo de Adviento. El deseo de nuestro Dios, es estar con el amado, y este amado somos tuyo y yo, son los hombres de los cuales Dios está enamorado. Y para nuestra salvación y para poder amarnos con un amor cercano, Jesús se hace hombre para que podamos abrazarnos y fundirnos en un amor eterno.
+ Es hermoso también que la lectura nos hable de amor, de enamoramiento, de primavera, de poesía y de gratitud: en medio de un mundo lleno de interés comercial y de búsqueda del propio interés. Dios, el novio, se dispone a celebrar la fiesta una vez más, si la humanidad y la Iglesia, la novicia, le acepta su amor.

SOFONÍAS:
+ Esta lectura es alternativa a la del Cantar, y nos invita a no tener miedo, a vivir en la confianza, y n el gozo del Señor, pero no por nuestra fuerzas, sino porque Dios está en medio de nosotros, y el renueva nuestra vida con su amor. Por lo tanto el no temer no está en nuestras fuerzas, sino en el Dios que nos ama y nos renueva y nos busca y nos libera.

SALMO:
«Aclamad, justos, al Señor; cantadle un cántico nuevo.»
El salmo expresa bien los sentimientos de júbilo. Parece escrito para que lo recemos los últimos días del Adviento: «nosotros aguardamos al Señor, con él se alegra nuestro corazón, en su santo nombre confiamos». Son actitudes que nos preparan para una Navidad vivida desde dentro. Por eso debemos vivir en un canto de gozo y de acción de gracias ante el Señor que ya viene.

LUCAS:
+ Hoy vemos esta primera procesión del Corpus, donde Jesús en el seno de María, la mueve a servir a Isabel; pero a la vez María lleva a Jesús, porque ya en su seno pero sobre todo en su corazón no puede separarse de Él.
+ María, llena de Dios y a la vez servicial para con los demás, es portadora en su seno del Salvador, ella misma es Arca de la Alianza, lleva la Buena Noticia, la Presencia Salvadora a Isabel.
+ Que bonito es contemplar que esta obra de salvación se hace con dos mujeres sencillas de pueblo, humildes, buenas y temerosas de Dios: María e Isabel

+ Todas la lecturas rebosa de alegría, pero una alegría que llena el corazón de los hombres, pero también el corazón de Dios. Dios está alegre cuando hace su obra y es recibida por los hombres, debemos saber ver a Dios actuando en nuestra vida de cada día y dejarle obrar, y de un modo especial en esta Navidad. Si esto lo viviremos así, trasmitiríamos alegría, no por cantar y tocar villancicos, sino por llevar la Presencia del Amor que salva.

María trae a Jesús a nuestra vida, y alégranos con su salvación. Amén

Un pobre sacerdote +++

LECTURAS 21 DE DICIEMBRE ADVIENTO