LECTURAS 20 DE DICIEMBRE ADVIENTO

ISAÍAS:
– La señal que Dios nos da es que «la virgen está encinta y da a luz un hijo, y le podrá por nombre Enmanuel, que significa Dios-con-nosotros». Que gran regalo es esta doble señal que trae un doble regalo: A Dios con nosotros, que se acerca y se pega a nuestra vida para salvarnos, y a su Madre María, que nos entrega a Jesús con ese Amor maternal que conmueve y transforma el ser.

SALMO:
«Va a entrar el Señor; él es el Rey de la gloria»
Es un salmo que entusiasma al que lo reza, porque es el Señor el que viene y que gozo es poder tener a un Dios que se hace próximo para que podamos tocar su salvación y experimentar su amor.
Pero todo requiere una respuesta, los que acogen al Señor son los que son sencillo, humildes con un corazón puro según el corazón de Dios. De este modo el Señor se siente en un pesebre donde pueda reposar.

LUCAS:
+ Dios dice su «sí» salvador, y la humanidad, representada en María, responde con su «sí» de acogida: hágase en mí según tu palabra». Del encuentro de estos dos síes, brota, por obra del Espíritu, El Salvador, Jesús.
+ Que importante es descubrir esta actitud de disponibilidad para con Dios de María, no sólo de este momento, sino de toda la vida. Es una disponibilidad de su espíritu, pero es también disponibilidad de su cuerpo: hasta el último rincón del ser de María, está a disposición de Dios, de su voluntad de lo que Él quiera.

+ Nosotros también estamos llamados a contestar a Dios con nuestro Sí. Y esto lo vamos a vivir celebrando la Navidad según su Palabra, superando las visiones superficiales. Dios quiere encarnarse e nuevo en cada uno de nosotros, su amor salvador quiere hacerse presente en nosotros, pero nosotros tenemos que decir nuestro sí.

María, Madre enséñanos a decir un sí grande al Señor, con una disponibilidad total de nuestro cuerpo y de nuestro espíritu, para ser todos de Dios. Amén.

Un pobre sacerdote +++

LECTURAS 20 DE DICIEMBRE ADVIENTO