LECTURAS 19 DE DICIEMBRE ADVIENTOJUEVES:

– Sansón debió ser un forzudo campesino, que llegó a hacer cosas increíbles. Hoy leemos que ha sido Dios quien le ha elegido como instrumento en su plan de salvación para Israel. Le hace nacer de padre estériles, cuya oración escucha, y da su fuerza este joven que ha quedado consagrado por un voto.
– Dio que se sirve muchas veces de las personas más débiles, esta vez usa a un hombre fuerte, pero cuando Sansón se cree protagonista, y utiliza la fuerza para sí mismo, le retira su ayuda, y cae en manos de los enemigos.

SALMO:
«Que se llene mi boca de tu alabanza, y así cantaré tu gloria».
Desamparado, per no desesperado, el salmista, mientas medita las antiguas maravillas que Dios ha realizado en su favor, pide que Dios le salve de todo enemigo. Estas maravillas de tiempo pasados, el Espíritu nos las recuerda, para infundirnos esperanza en nuestras dificultades: Dios libró a Israel por Sansón, a la Iglesia por el nacimiento de Jesucristo, al mundo lo librará también por su venida gloriosa. Ante esta salvación, aunque vivamos momentos difíciles como los del salmista, repitamos con él: «llena está mi boca de tu alabanza».
Reconozcamos humildemente que Dios es nuestra roca y nuestro refugio, el que nos libra de las dificultades, el que ya desde el seno de nuestra madre nos conoce y nos acompaña a lo largo de nuestra vida.

LUCAS:
+ Al mirar tanto el anuncio del nacimiento de Sansón, como en el Evangelio el de Juan Bautista, vemos que es Dios quien salva, no debemos fiarnos de nuestra propias fuerzas: hay que vivir en una HUMILDE CONFIANZA.
+ Cada uno colabora con las cualidades que tiene, pocas o muchas, no ser como Zacarías, que no se fía de Dios y eso le lleva a la mudez. Dios puede hacer brotar la salvación de un tronco seco o de un matrimonio estéril o de una persona sin cultura. Lo importante es que pongamos lo que podemos y sabemos al servicio de Dios, y así contribuyamos a que la Navidad sea un tiempo de gracia para nosotros y los nuestros; dejando a Dios hacer su obra en nosotros.
+ Para hacer posible la venida del Señor es necesario, poner más alegría en nuestro entorne, preparar los caminos del Señor por medio de la reconciliación, colaborando para que se rompa con el mal a fuerza de vivir en el Bien.

María madre llévanos a una humilde confianza en el Señor, para que su Presencia nos envuelva en este tiempo de salvación. amén.

Un pobre sacerdote +++

LECTURAS 19 DE DICIEMBRE ADVIENTO