LA VISITACIÓN DE LA VIRGEN MARÍA
Comentario a las lecturas

SOFONÍAS:
– El Profeta invita a la alegría, al júbilo, a la confianza, porque los planes De Dios son planes de perdón y liberación, a pesar de la triste historia de Israel. Dios está cerca de los suyos y quiere su salvación.
– María es el verdadero Templo viviente, que lleva en su seno al Mesías y va comunicando a todos su alegría. Es ver y vivir en María la presencia del Dios con nosotros.

ROMANOS:
– Es una lección de hospitalidad y amable servicialidad que nos da María, y que la podemos contemplar en la fiesta de hoy, en la visita de María a Isabel, donde va a ayudar y servir a su prima en sus necesidades.
– San Pablo traza un cuadro ideal de la vida de comunidad. Junto a la oración y a la esperanza, insiste, sobre todo, en el amor fraterno, la generosidad en la ayuda mutua, la hospitalidad, la solidaridad con los que lloran y con los que ríen, el saber perdonar y bendecir a todos.

SALMO:
“Qué grande es en medio de ti el Santo de Israel”.
El poema de Isaías que hoy cantamos como Salmo de meditación, prolonga la lectura profética, y se centra en la alegría por tener un Dios tan grande que nos quiere y nos cuida tanto. Es la presencia del Amado la que hace clamar de este modo gozosamente.

LUCAS:
– Encontramos en el Evangelio la razón de que María se tan servicial, es doble, por un lado su bondad natural, ser una criatura que Dios ha adornado con virtudes humanas, que la llevan a entregarse. Pero sobre todo lo que la hace servicial es que está llena de la Gracia, llena De Dios, y esto cuidado por Dios desde siempre, esto le hace salir de si misma e ir a entregarse en el servicio a su prima Isabel.
– Debemos vivir esta fiesta como fiesta de sencillez y ternura, pues es un encuentro familiar que nos lleva a darnos cuenta de otra serie de actitudes y situaciones.
– MARÍA, PORTADORA DE CRISTO: la presencia salvadora del Mesías es la que produce la alegría de todos. El Señor ESTÁ en María, y así ella lleva el gozo y la alegría a todos lugar. Ahora bien los cristianos a semejanza de maría, deberíamos transmitir a Cristo con alegría, por su presencia salvadora está en nosotros.
– MARÍA, ALABA A DIOS con el MAGNIFICAT: debemos contemplar, admirar y dar gracias a Dios por lo que ha hecho por nosotros y por la humanidad.
– MARÍA, ACTITUD DE SERVICIO: la llena de gracia corre a comunicar su alegría a los demás. El amor De Dios se traduce en un gesto de amor al prójimo, la alegría mesiánica, en ayuda fraternal concreta. Debemos compartir la vida con los demás en lo concreto y ofrecerles nuestra ayuda. Esto es lo que dice el Evangelio, lo que hemos recibido gratis, hay que darlo gratis.

María, Madre, tú quieres un ejemplo de unión con CRisto, llévanos a unirnos cada día más con Él. Amén.

Un pobre sacerdote +++

LA VISITACIÓN DE LA VIRGEN MARÍA comentario a las lecturas