LA SAGRADA FAMILIA: JESÚS, MARÍA Y JOSÉ

Jornada por la Familia y la Vida

ECLESIÁSTICO:

– Nos habla de las relaciones entre hijos y padre. El que honra a sus padres, se asegura muchos beneficios, y son tesoros de salvación y de intervención De Dios en su vida, los enumero todos juntos para que nos motiven a cuidar este honrar a nuestros padres, lo que nos regala hacerlo es: expías sus pecados, acumula tesoros, se alegrará, será escuchado, vida larga, obedece al Señor, reparar los pecados. Son bendiciones De Dios no propias que pueda darnos ni siquiera como correspondencia nuestros padres, sino que a Dios le agrada mucho que honremos a nuestros padres, y esto se muestra también en que Dios nos ha regalado un mandamiento para que no lo descuidemos: “honra a tu padre y a tu madre”.

– Hay un detalle que es de cuidado misericordioso, y de ternura entrañable, hay que honrar a nuestros padres, incluso cuando han perdido las fuerzas, aunque ya no estén en pleno vigor, incluso aunque su mente flaquee y ya no se acuerde de muchas cosas, o sea impertinente, o chochee, siempre honrar y amar a nuestro padres.

O bien:

GÉNESIS:

– Vemos que este texto del Génesis nos muestra la fe de Abrahán en las promesas que Dios le había hecho, pues aunque fueran de edad avanzada, Dios le había prometido una numerosa descendencia. Y vemos como hoy nace de Sara Isaac el hijo de la promesa De Dios, y de este modo vemos que Dios conduce la historia de la salvación.

– Nosotros debemos ver en este texto en la fiesta de hoy, como tanto hijos, como padres, como hermanos, como abuelos, como primos, como tíos, etc…, todos son regalos De Dios que debemos acoger como regalos de la promesa De Dios, por medio de los cuales Dios va manifestando su vida entre nosotros.

SALMO 127:

“Dichosos los que temen al Señor y siguen sus caminos.”

Vemos como el salmo nos muestra a la mujer al frente de la vida familiar de la casa, como esa parra fecunda de donde brota la vida, pero de donde es cuidada la vida, y como los hijos están en torno a la mesa, gozando juntos de la bendición De Dios. Que vivamos nosotros también en nuestras casas alrededor del Señor y que el Sea la fuente de la vida que nos mantenga unidos en un Amor por encima de pecados, debilidades y pobrezas.

O bien:

SALMO 104:

“El Señor es nuestro Dios, se acuerda de su alianza eternamente”

Una invitación a la alabanza del Señor porque el Señor cumple su alianza eternamente, Dios se acuerda de sus promesas, y nos colma con sus bendiciones y regalos. Pero los regalos y la alianza que Dios hace con nosotros no es según miras humanos, sino según lo que verdaderamente necesitamos, como un Padre con sus hijos que quiere educarles y llevarles por el camino del bien.

COLOSENSES:

-San PAblo nos da un programa de vida comunitaria cristiana que es aplicable a la comunidad primordial, a la familia como Iglesia doméstica. Nos da criterios claros y concisos de los cuales debemos revestirnos: Compasión entrañable, bondad, humildad, mansedumbre, paciencia, sobrellevamos, perdonaos en la queja, vivir en el perdón, POR ENCIMA DE TODO EL AMOR. Estos criterios son un camino que nos lleva a vivir en la misericordia del Señor e imitarle más cada día.

– Pero además de todo esto, nos dice San Pablo donde podemos acudir para recibir ayuda y vivir las cosas mejor, hay que alabar a Dios dandole gracias, hay que escuchar y hacer vida en nosotros la Palabra De Dios, y vivir en constante acción de gracias.

– Al final del texto si que da criterios sobre la vida familiar, hay que vivir en obediencia, en amor, sin que nadie vivan en el mal buscando lo que más agrada a Dios.

O bien:

HEBREOS:

– Esta lectura tiene un hilo conductor con la correspondiente primera, que es la del libro del Génesis, nos muestra una serie de ejemplos de personas que vivieron en la fe y se mantuvieron fieles a Dios a pesar de todas las dificultades, y de que a veces las promesas del Señor se dilatan en el tiempo.

– El Ejemplo es Abrahán, que tuvo fe en Dios y se dedicó a vivir en sus mandatos dejando todas sus comunidades, abandonando su tierra sin saber adónde iba, confiado en Dios, y viendo en sus manos. Y Dios cumple sus promesas, porque Abrahán no se guarda ni a su propio hijo, el Señor le premia su fidelidad.

– Ejemplo claro de perseverancia en la dificultad, es también ejemplo para la vida familiar para que la Fe y el Amor reinen siempre y no se abandone la presencia del Señor que está por encima de todo eso, y que saca siempre bueno de lo malo, y que a veces nos conduce por caminos oscuros para llevarnos a ricos pastizales.

LUCAS:

– La sagrada Familia como tal tiene que presentar la vida del primogénito a Dios, y por eso no duda en cumplir sus obligaciones familiares con la Ley, y se pone en camino al templo, y consagran a Jesús y presentan su ofrenda, de pobres, al Señor al sacrificar a esas dos tórtolas o dos pichones.

– Aparece en escena Simeón que nos muestra tres cosas sencillas:

1. Es un hombre fiado De Dios, que vive de cara al Señor, y esto le lleva a escuchar al Espíritu Santo para que vaya al Templo donde contemplará la salvación De Dios. La familia debe caminar en fe, de cara a Dios para saber lo que quiere de ella.

2. El Cántico del Nunc Dimitís, que es un cántico de saber que una vez que nos hemos encontrado con Cristo todo lo demás será poco. Es saber que lo más importante es tocar a nuestro salvador. Y esto también es necesario para la familia, para que viva de este Salvador, y rece unida, y ame unida, y busque ante todo contemplar esta Luz que viene de lo alto e ilumina todos los acontecimientos de la vida.

3. La profecía que da a la Virgen María, de la espada que atravesará su alma, es un signo de la pasión de Cristo, y es signo también para nosotros de la entrega generoso que debemos hacer, es vivir para servir, para los demás, no encerrados en nosotros mismos, ni siquiera encerrarnos como familia, que debe estar abierta para una generosa entrega al Señor.

– También aparece en escena Ana, que es signo de alabanza agradecida por la salvación De Dios, por encontrarse la liberación De Dios, que viene a sacarnos del poder del Maligno y llevarnos a vivir para Dios. Esto nos muestra que el vivir de cara a Dios nos saca de nosotros mismos, con un agradecimiento que nos saca de la queja y de la critica y que nos lleva a esté como esté nuestra vida a vivir de cara a Dios.

– Por último el Evangelio nos dice que Jesús iba creciendo y robusteciéndose, lleno de sabiduría; y la gracia De Dios estaba con Él. Que humildad la de un Dios que se encarna en nuestra vida y sigue el camino de nuestra vida, que treinta años de vida oculta que paso salvando el mundo desde la entrega cotidiana, y desde honrar y obedecer a María y a José. Que ejemplo de vida entrega y escondida para cada uno de nosotros y de nuestra familias.

Jesús, José y María sed la salvación del alma mía. Amén

Un pobre sacerdote +++

LA SAGRADA FAMILIA: JESUS, MARIA Y JOSE