LA EPIFANÍA DEL SEÑOR

Comentario a las lecturas

ISAÍAS:

– La gloria del Señor amanece sobre Jerusalén. En medio de las oscuridades del mundo amanece La Luz De Dios. Todos vienen a esta luz, que da una luz nueva a la vida, un sentido nuevo a la vida, y vienen desde lejos para presentar ofrendas y a alabar al Señor que es La Luz del mundo.

– Es un anuncio de la alegría de la salvación, de la vuelta de los desterrados, de la salvación universal que trae el Mesías centrada en Jerusalén.

SALMO:

"Se postrarán ante ti, Señor, todos los pueblos de la tierra."

El salmo habla del rey prometido, que ya llega y ante el cual hay que rendir verdadera adoración, ante el cual nos postramos. Es un rey justo y pacífico, rico y glorioso. Ante este rey se dobla toda rodilla, y proclaman su grandeza y su gran fidelidad.

También es un Rey que se conmueve con unas entrañas de misericordia, pues se conmueve ante el pobre que libra, ante al afligido indefenso, es un Rey que Salva.

EFESIOS:

– San Pablo nos muestra como la llamada a la fe no sólo es para los judíos, sino también para los paganos. El misterio De Dios se revela a todos los hombres, y todos somos coherederos De Dios y miembros del cuerpo de Cristo. De tal modo que El Centro de todo es Jesucristo. Todo debe conducir a Él y todo debe girar en torno a Él.

MATEO:

+ HERODES: es la persona que ha hecho ya su elección. Entre la voluntad De Dios y la suya, él claramente ha elegido la suya. No ve más que el propio provecho. Vive en el amor de sí, hasta el desprecio De Dios. Piensa hasta en hacer su deber.

+ SACERDOTES: saben dónde ha nacido el Mesías, incluso lo indican a los demás, pero ellos no se mueve. Permanecen cómodamente en sus cosas y en sus casas. Falta la valentía y la radicalidad de ponerlo en práctica hasta el fondo, de jugarlo todo por ese Niño que ha nacido.

+ MAGOS: no muestras su enseñanza con palabras, sino con los hechos. Ellos no han puesto una rémora, se han puesto en camino, han dejando la seguridad que proviene del moverse en el propio ambiente, entre gente conocido y que los veneraba. Han activado de inmediato, y vienen "PARA ADORARLO": para tributar el máximo honor posible a Jesús y reconocerle su soberanía absoluta. Es un gesto reservado sólo y exclusivamente al soberano. Es un gesto de auténtica piedad, de verdadera sumisión y devoción a Dios.

Y ya no vuelven igual, ni por el mismo camino, porque una vez encontrado a Cristo, ya no se puede más volver hacia atrás por el mismo camino. Cambio de vida cambio de camino.

LA EPIFANÍA DEL SEÑOR comentario a las lecturas