LA ANUNCIACIÓN DEL SEÑOR comentario a las lecturas

ISAÍAS:
– El Señor nos da una Señal por su cuenta, la que el quiere, en la que se complace y le agrada: “la virgen está encinta y da a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emmanuel, que significa “Dios con nosotros.”” Este signo lo da Dios en un momento histórico en el que profeta Isaías vive, y en el que el rey no quiere poner su confianza en Dios, sino en los hombres, que grande es la misericordia De Dios, que aunque nosotros no acabamos de fiarnos de Él, Él sigue haciendo su obra de salvación con nosotros.

SALMO:
“Aquí estoy, Señor, para hacer tu voluntad.”
El Salmo nos ayuda y nos lleva a buscar corresponder con la gracia De Dios, y a decir nuestro sí a Dios, a decirle que aquí tiene nuestra vida para que nos lleve por sus caminos, y dejemos los nuestros. Además hoy en medio de la cuaresma, esta fiesta tiene todavía más sentido de búsqueda De Dios, y de abandono de nosotros mismos.

HEBREOS:
– Jesús es el ejemplo de entrega, y es el deseo De Dios entregarse desde dentro para salvar la humanidad, por eso la encarnación es el gran misterio del Amor De Dios con nosotros, un misterio que debemos también hacer presente en cada una de nuestras vida con una entrega generosa al Padre, correspondiendo a tanto Amor como nos tiene. Que importante es aprender de Cristo a entregar la vida, y ofrecerla por puro Amor.
– Con esta lectura además centramos la fiesta en su protagonista, que es Jesús, que quiere entrar en la historia humana, dando su vida por la salvación del mundo. Jesús por su encarnación lleva su entrega en la cruz, y de este modo reconcilia a la humanidad con Dios.

LUCAS:
– Nos sabemos de memoria el pasaje de la Anunciación, pero es digno de ser rezado despacio, de escuchar esta conversación entre María y el Ángel y hacer nuestro cada uno de los sentimientos y elecciones de la Virgen, para que nos enseña a buscar siempre a Dios, y a ponernos disponiblemente a su servicio.
– Cuando contemplamos despacio este relato vemos la iniciativa De Dios, el deseo De Dios de entrar en el mundo para salvarlo y la respuesta de una humilde doncella de Israel, como Madre que acoge la salvación para toda la humanidad. Dios dice un Sí grande a la salvación, a la humanidad, a su creación más hermosa que somos cada uno de nosotros, María, y en ella cada uno de nosotros, debemos también decir nuestro Sí de acogida a la encarnación De Dios en nuestra Vida, a ser Jesucristo en el mundo: “Hágase en mí según tu palabra”, es ante todo hacer la Voluntad De Dios. Y del encuentro de estos dos síes brota, por obra del Espíritu Santo, la Encarnación De Dios, Jesucristo que es Dios con nosotros, viene a nosotros la salvación De Dios.
– Vivimos la alegría de la cercanía De Dios, que es Dios con nosotros, que se hace hombre para que nosotros podamos estar cerca De Dios, y vivir la vida De Dios. Dios se hace hombre para hacer de nosotros hijos De Dios.
– Es un día de ánimo, por el ejemplo de la Virgen María, que nos alienta a decir sí a Dios, de un modo libre, que implique toda la vida y que sea por puro amor, y salgamos de vivir una vida mediocre y vivir en la excelencia, en la búsqueda de una verdadera santidad. Por lo que es la fiesta del sí enamorado, el De Dios y el nuestro, debemos enamorarnos De Dios, y decirle aquí estoy para hacer tu voluntad, haz conmigo lo que tu quieras, todo según tu Palabra, quiero vivir en obediencia a Ti.

María, ayúdanos a dar un sí libre, total, sin condiciones, verdadero y enamorado a nuestro Padre. Amén.

Un pobre sacerdote +++

LA ANUNCIACION DEL SEÑOR comentario a las lecturas