JUEVES XXVII TIEMPO ORDINARIO
San Bruno

GÁLATAS:
– San Pablo se hace una de las preguntas claves de su carta: ¿Las obras que sirven son, las que vienen de la ley o las que vienen de la fe?
– Además reprocha fuertemente a la comunidad, porque tenían lo mejor, y ahora lo han dejado escapar. Esto por la pregunta fundamental, la comunidad de tendencia judaizante se vuelve a la Ley de Moisés, y se olvida de la acción del Espíritu y de seguir a Jesucristo.
– Hoy también nosotros debemos revisar nuestra vida, y al vivir la fe pensar si lo hacemos por Amor a Jesucristo, o por un mero cumplimiento servil a lo que se debe hacer. Esto lo podemos ver en cómo son nuestras obras, en cómo y por qué hacemos las cosas: ¿ESTAMOS CENTRADOS EN JESUCRISTO, Y EN LA ACCIÓN DE SU ESPÍRITU?

SALMO:
"Bendito sea el Señor, Dios de Israel, porque ha visitado a su pueblo."
Hoy en el Salmo recitamos un trozo del Benedictus, pero sobre todo destaca el momento donde donde le decimos a Dios, que el camino nos tiene que llevar a VIVIR EN SU PRESENCIA, está es la norma de vida según Dios.

LUCAS:
EL AMIGO IMPORTUNO
Dos son las enseñanzas en el Evangelio del día de hoy sobre la oración, que nos van a llevar a descubrir cuál es la oración que Dios escucha:

1. Hay que perseverar en la oración: dirigimos una oración confiada en Dios, pero sobre todo la enseñanza del amigo importuno es que cuando una quiere algo de un amigo, insiste e insiste hasta que lo obtiene de su buen corazón.
Igual que en la parábola nosotros tenemos que "importunar al Señor": Dios quiere que cuando le pidamos algo no sea de aquí y ahora, sino de perseverar para forjar nuestro corazón para recibir lo que estamos pidiendo. Así que como dice san Pablo sobre la evangelización podemos decir nosotros hoy sobre la oración: "para conmover el corazón del Señor, insiste a tiempo y a destiempo".

2. La eficacia de la oración no está en nosotros, sino en Dios que siempre escucha. Se trata de perseverar porque sabemos que DIOS ES BUENO, y quiere lo mejor para nosotros. Es la segunda parte del Evangelio del día de hoy "pedid y se os dará…", Dios siempre da, pero no conforme a nuestro pensamiento y voluntad, sino conforme a lo que más nos conviene según su Corazón.
Además el final del evangelio nos enseña que Dios quiere lo mejor para sus hijos, y nunca puede desear nada mal, de hecho iría en contra de si mismo.
En conclusión, la eficacia de la oración, está en Dios que es un Padre bueno que SIEMPRE quiere lo mejor para sus hijos, y nosotros debemos desear perseverantemente lo que Él desea.

María, mujer de la escucha, enséñanos a rezar y a escuchar el Corazón de Dios, para que nuestra oración sea un descansar en su pecho y vivir de su voluntad. Amén.

Un pobre sacerdote +++

JUEVES XXVI TIEMPO ORDINARIO San Bruno

Un pensamiento en “JUEVES XXVI TIEMPO ORDINARIO San Bruno

  • 6 octubre, 2016 a las 19:17
    Enlace permanente

    Cuanta falta de confianza en la eficacia de la oración. Espíritu Santo enseñame a rezar según tu voluntad y no mis gustos.

Los comentarios están cerrados.