JUEVES XXIX SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

EFESIOS:

  • San Pablo hace una oración de alabanza a la Trinidad, doblando las rodillas ante el Padre, y pide diferentes actitudes de fe para que sea vividas por la comunidad:

· Ser robustecidos en lo profundo del ser.

· Que Cristo habite pro la fe en los corazones.

· Que el amor sea la raíz y el cimiento de la vida.

· Comprender lo que transciende toda filosofía, que es el Amor.

· Y todo para llegar al Cielo, para llegar a la plenitud De Dios.

  • Lo que pretende San Pablo es que la fe y la vida cristiana se arraigue cada vez más en profundidad y se vigorice con la fuerza De Dios, y no por mero esfuerzo humano.
  • Nosotros deberíamos rezar del mismo modo por nuestras familias, pro nuestras parroquias, por nuestras comunidades, y confiera de verdad en el poder de la oración.
  • Se trata de que El Centro de todo, la plenitud de todo, la clave para entender la historia y las personas sea el Amor. Si vamos creciendo en el amor, iremos madurando hacia la plenitud de la vida que Dios nos ha concedido.

SALMO:

“La misericordia del Señor llena la tierra.”

Alabamos al Señor por sus obras de misericordia. Su Palabra siempre nos lleva a vivir en su justicia y en el camino recto. Ojalá vivamos en el plan del Señor, que se abre paso de generación, que es que el Señor misericordioso pone los ojos en sus fieles y les da a gustar su amor.

LUCAS:

– Hoy Jesús pone de manifiesto el deseo de su corazón, prender fuego a la tierra, es el deseo de que el fuego de su Espíritu, el fuego de su Amor reine en todos los corazones, y ya no se viva de otros amores, sino del Amor que es llama que no se apaga.

– Pero a continuación vemos como el Evangelio es causa de división, pero no que el Evangelio busque división, sino que el no querer acoger a JEsús en nuestra vida, nos lleva a vivir contra Él, y de este modo los que viven en el Señor, que viven en La Luz, muestran las tinieblas de nuestra vida, y esto nos hace revelarnos, porque no queremos muchas veces vivir según La Luz, y esto nos ofende, nos hace daño.

– Jesús tiene dentro un ardiente deseo de llevar a cabo su misión y comunicar a toda la humanidad su amor, su alegría, su Espíritu. Pero es Signo de Contradición, optar por Cristo puede traer división incluso en la misma familia.

– Jesús es manso y humilde de corazón, pero lleva dentro un fuego que le hace caminar hacia el cumplimiento de su misión y quiere que todos se enteren y se decidan a seguirle.

María, enamoranos de tu Hijo Jesús, para que arda en nosotros el fuego de su Amor. Amén.

Un pobre sacerdote +++

JUEVES XXIX SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO