JUEVES XXIII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

1 CORINTIOS:
– Vemos hoy como San Pablo muestra que el criterio de la caridad para con los hermanos es más importante que el de la sabiduría, el del conocimiento, o incluso que el de los derechos propios. En rigor, se podría comer carne inmolada a los ídolos en un contexto no sagradas. Pero si hay alguien a quien eso va a escandalizar, entonces debemos renunciar a nuestro derecho.
– Nosotros no tendremos esto idolitos, pero hay mucho otros en que nuestros derechos pueden chocar con la conciencia delicada de un hermanos, maneras de hablar y de actuar que en sí tal vez no son reprobables, pero que pueden ocasionar el que otros se debiliten en sus convicciones. Hay que vivir como diría el papa Francisco en ese lenguaje del amor delicado, del amor cuidado, del amor al más pequeño. Debemos tener delicadeza para con la conciencia de los demás, es una finura espiritual que se nos puede exigir como una de las maneras concretas de caridad fraterna. San Pablo nos lo dice muy claro: “el conocimiento engríe, lo constructivo es el amor mutuo.”

SALMO:
“Guíame, Señor, por el camino eterno.”
El salmo muestra en una sencilla oración, como es el trato delicado y tierno De Dios con cada uno de nosotros. Es una preciosa oración que nos lleva a reconocer tato amor como el Señor nos tiene y a cuidar este amor hacia el prójimo.

LUCAS:
– Lo que tenemos claro es que la enseñanza central de Jesús es el amor, hoy lo muestra con criterios claros que no son nada fáciles: · amad a vuestros enemigos
· haced el bien a los que os odian
· bendecir a los que os maldicen
· orad por los que os injurian
· al que te pegue en una mejilla, preséntale la otra
· al que te quite la capa, déjale también la túnica
Esta lista es impresionante, y sobre todo muy costosa de vivir, por lo que debemos pedir al Señor que nos ayude, para no vivir en nuestra zona de confort amando a los que nos es fácil, sino a salir de nuestros criterios, y amar con un corazón universal, con el corazón del Señor ,que ama a todos en todo momento y en todo lugar.
– Esta página del Evangelio es de ésas que tienen el inconveniente de que se entienden demasiado bien. Y en la que. Jesús nos propone dos claves, a cual más expresiva y exigente, para que midamos nuestra capacidad de bondad y amor:
· Tratad a los demás como queréis que ellos os traten, la mediad que uséis la usarán con vosotros.
· Sed compasivos como vuestro Padre es compasivo, cuando amamos de veras, gratuitamente, seremos hijos del Altísimo, que es bueno con los malvados y desagradecidos.

María, madre que amamos con el Corazón de tu Hijo que es un corazón universal. Amén.

Un pobre sacerdote +++

JUEVES XXIII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO