JUEVES XXII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARO

1 CORINTIOS:
– No se trata de ser sabios según el mundo, pues esa sabiduría es necedad a los ojos De Dios. Deberíamos juzgar las cosas y las personas desde una mentalidad distinta más madura, desde Cristo. Y Cristo es el mismo ayer, hoy y siempre, y es el que a través De la Iglesia frágil , que nos va llevando a todos a Dios.
– Los ministros de la comunidad, no son los protagonistas, ni los dueños. Su elocuencia o sus carismas personales no son el factor determinante. Están al servicio de la comunidad. Son colaboradores De Dios.

SALMO:
“Del Señor es la tierra y cuanto la llena.”
El que recibe de verdad al fuerza del Señor para llegar a la presencia del Señor, es el que vive en la confianza en el Señor. Por lo tanto busquemos cada día confiar en Dios, y vivir siempre para Él.

LUCAS:
– Hoy en el Evangelio escuchamos la llamada vocacional De San Pedro y de los otros primeros discípulos para ser pescadores de hombres. Y la viven después del fracaso de su noche, donde no han pescado nada, y Jesús les invita a remar mar a dentro, y a echar las redes. San Pedro se fía de la Palabra de Jesús, y entonces sucede lo inesperado, la pesca milagrosa, pero sobre todo la llamada De Dios a ser pescadores de hombres.
– Pescadores de hombres, es evangelizar, convencer, ofrecer de parte De Dios a cuantas más personas mejor la buena noticia de amor y de salvación, de misericordia infinita. Y los apóstoles, igual que nosotros al encontrarnos con el Señor, hemos vivido un sentimiento de admiración y asombro por Cristo, y la convicción de que vale la pena dejarlo todo y seguirle, para colaborar con él en la salvación del mundo. Ya que el Señor confía de este modo en nosotros, no pongamos la confianza en modos de hacer, o en métodos, sino en la fuerza del Amor misericordioso De Dios ,que se muestra en la palabra de Jesús. Y vivir todo no en nombre propio, sino EN NOMBRE DE JESÚS.

María, Madre que vivamos de la Palabra de tu Hijo. Amén.

Un pobre sacerdote +++

JUEVES XXII SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO