JUEVES VI TIEMPO ORDINARIO

SANTIAGO:

– El apóstol Santiago nos ofrece una reflexión sobre la acepción de personas. Si actuamos con favoritismos iremos directamente contra el mandamiento de amarás a tu prójimo como a ti mismo.

– En nuestra vida tenemos muchas ocasiones de caer en la trampa de la acepción de personas, esto es, mostrar preferencias por unos en razón de su simpatía cualidades o riquezas. Y lo que es peor menospreciar a los demás.

– Dios quiere a todos hace salir el sol sobre buenos y malos. Cristo se entregó por todos y sigue ofreciéndose a todos. Todos somos imagen de Dios. Todos somos hermanos. En la misa hacemos el gesto de la paz, lo hacemos pensando que Cristo sea entregado por nosotros tanto como por los demás y que ahora vamos a acudir a comulgar con Cristo unos y otros, y somos uno en su amor.

SALMO:

"Si el afligido invoca al señor, el lo escucha."

El salmo has sido elegido para hacer eco de la preferencia de Dios por los afligidos y los humildes a los que Dios escucha si estos le invocan.

MARCOS:

– Hoy volvemos a escuchar esa pregunta esencial de Jesús: ¿quién decís que soy yo? Pedro responde con su característica prontitud y amor. Pero su fe no es madura, por eso en cuento sucede el anuncio de la Pasión, Pedro se vuelve atrás y el mismo Jesús le dice que se aparte de Él, porque eso no lo dice en fe, sino por pensamiento del demonio.

– Nosotros hemos respondido ya esta pregunta de Jesús, optando por Él y viviendo cerca de Él buscando su presencia. Pero deberíamos preguntarnos con humildad, si de veras aceptamos a Jesús en toda su profundidad, o con una selección de aspectos según nuestro gusto, como hacían los apóstoles. Una cosa es saber quién es Jesús, y otra es vivir su estilo de vida, incluida la cruz, con una total coherencia.

– Señor Jesús, te acepto como el Mesías, el Hijo De Dios. Te acepto con tu cruz. Dispuesto a seguirte no sólo en lo fácil, sino también en lo exigente de la vida. Quiero vivir contigo para la salvación del mundo.

MAría, Madre, enséñanos a vivir en manos de Jesús, y en una total entrega de Amor. Amén .

Un pobre sacerdote +++

JUEVES VI TIEMPO ORDINARIO