JUEVES III SEMANA DE PASCUA

HECHOS:
– Felipe sigue hoy de un modo preciso las mociones del Espíritu Santo y se deja guiar por Él, y de este modo Dios se puede acercar al etíope, si Felipe no se hubiera dejado guiar por el Espíritu Santo, la obra De Dios quedaría frustrada. Vamos por eso a pedir un corazón que escuche la voz De Dios, y que esté presto a realizar sus obras.
– Esta escena parece que quiere presentar cómo es el amigo de la iniciación cristiana, el anuncio de Jesús, la fe, la celebración del bautismo y la vida cristiana. De este modo hay una unión íntima entre la evangelización, la conversión, la celebración de los sacramentos, y vivir en Cristo.
– Felipe acompaña en su camino al etíope, y le ayuda a descubrir a Cristo. Nosotros tenemos que pedirle dos cosas al Señor, que nos dejemos acompañar por Él, y que nos muestre su rostro y su compasión, para caminar siempre con Él; y que nos ayude a acompañar a tantos como Dios disponga en nuestra vida, y les llevemos a Jesús.

SALMO:
“Aclamad al Señor, tierra entera”.
El Señor intercede por su pueblo, no deja de obrar por sus elegidos, se conmueve y los adorna con la verdadera Vida, y los escucha siempre que tienen necesidad, no se aparta de ellos, porque los ama con un amor entrañable.

JUAN:
– Seguimos meditando en que lo esencial es la fe en Jesús, y que es condición para la vida verdadera. Pero la fe es un don De Dios, al que se responde con la decisión personal.
– Nosotros al celebrar la Eucaristía, acogiendo la Palabra y participando de su Cuerpo y su Sangre, tenemos la suerte de que sí vemos, venimos y creemos en él, le reconoceremos, y además sabemos que la fe que tenemos es un don De Dios, que es Él quien nos atrae.
– Hay que vivir dejándonos atraer por el señor, y comiendo el pan que nos da, que nos hace crecer en fe y tener vida abundante, para que nuestro corazón no se seque sino que brote hacia la vida eterna.

María, Madre, ayúdanos a comer siempre dignamente e este Pan. Amén

Un pobre sacerdote +++

JUEVES III SEMANA DE PASCUA