JUEVES DE LA PRIMERA SEMANA DE ADVIENTO

ISAÍAS:

– La ciudad fuerte destaca por diferentes cosas: en ella vive un pueblo justo, que observa la lealtad, es firme y vive en La Paz, confía en el Señor. Dentro de todas estas cosas la fundamental e la confianza en el Señor que es capaz de todo, y que es la Roca firme, la Piedra angular sobre la que edificar toda nuestra vida. Es en el Señor en quien podemos confiar siempre y en quien podemos vivir todo en plenitud. Pues es Dios el que quiere sostener nuestra vida y que esté firme en su Amor.

– El pueblo puede confiar en el Señor nuestro Dios, porque Él es quien garantiza La Paz y la victoria; la ciudad De Dios no tiene límites porque está asentanda en El y Él es que hace posible todas las cosas. Por lo tanto sólo cargaremos en la vida si ponemos de verdad nuestra confianza en el Señor, que hace todo nuevo y es nuestra ROCA FIRME.

SALMO:

“Bendito él quiere viene en el nombre del Señor”

El Salmo continua con la imagen de la Ciudad, y nos enseña que lo mejor es refugiarse en el Señor, que Él nos guarda y nos sostiene. El Señor nos hace entrar por su presencia y es nuestra salvación. Busquemos por lo tanto vivir en Él por siempre y que nuestro gozo sea entrar en esta morada en la que viviremos con Dios por siempre.

Un pueblo que confía en el Señor, que sigue sus mandatos y observa la lealtad, es feliz, vive en plenitud. Los que confían en la murallas de piedra, y se semienten orgullosamente fuertes, se llevarán tarde o templaron un desengaño. Sólo el Señor es nuestra Roca firme.

MATEO:

– Clave esencial para toda nuestra vida en el Evangelio, no vivir las cosas de boquilla, sino vivir cada día en la voluntad práctica del Señor. Hay que vivir cumpliendo en lo concreto del día a día en la voluntad del Señor, para que podamos entrar en la ciudad eterna, en el Reino de los cielos.

– Hay que tener un corazón que escuche la Palabra De Dios, hay que estar atentos a su voz, pero no sólo por guardarlas y decir que son muy bonitas, sino sobre todo para llevarla a la vida, para ponerlas en práctica. De este modo nuestra vida estará edificada sobre la Roca De Dios, y pase lo que pase en la vida nada la destruirá, y pueden pasar mil dificultades, pero al vivir en Dios, estamos en la Roca que siempre nos sostiene.

– Jesús nos asegura que está edificando sobre roca, y por tanto su edificio está garantizado, aquél que no sólo oye la Palabra sino que la pone por obra. Prefiriendo la vida, lo que quedan descalificadas la palabra huevas que se lleva el viento, él culto no comprometido, que es sólo una liturgia y no es vida.

– Ojo porque solemos en la construcción de nuestra vida, fiarnos de nuestra propias fuerzas demasiado, o en otras empresas humanas, y esto tarde o temprano está abocado a la ruina. Debemos construir siempre sobre la Palabra De Dios escuchada y aceptada como criterio de vida. Debemos preguntarnos por eso cuál es el proyecto de vida De Dios para mí, cuál es su voluntad.

María, tú eres el modelo admirable de acoger la voluntad De Dios y vivirla, de ser una mujer de fe totalmente disponible a Dios, que edificas todo sobre la roca de la Palabra, ayúdanos a nosotros a vivir en la obediencia a la Palabra De Dios. Amén.

Un pobre sacerdote +++

JUEVES DE LA PRIMERA SEMANA DE ADVIENTO