JUEVES CUARTA SEMANA TIEMPO ORDINARIO

1 REYES:
– David da consejos a su hijo Salomón antes de morir, lo primero que tenga valor y sea hombre, esto es que no se esconda sino que hay que seguir adelante, y para eso hay que tener la valentía para afrontar lo que venga y hacerlo sin miedos.
– Lo segundo que le aconseja David piensa que es la clave del éxito de su reinado, vivir en el Señor, en su mandamientos, en obediencia a Él, buscando siempre lo que le agrada. De este modo su modo de gobernar y reinar será de cara a Dios y no de cara a los hombres, pues Dios sabe lo que verdaderamente nos conviene. De este modo se cumplen las promesas del Señor, que son que él se ocupe de las cosas del Señor, y el Señor se ocupará de las suyas.

SALMO:
"Tú eres Señor del universo"
El salmo muestra como en esta oración se considera a Dios como el verdadero Rey de todo, y de quien proceden todas las bendiciones, pues todo está en su mano, Él es quien tiene los designios de los pueblos, y por eso confiamos en su misericordia.

MARCOS:
– Hoy vemos como Jesús había elegido a sus apóstoles para que estuvieran con Él, y luego les envía a evangelizar, les hace partícipes de su misión mesiánica. Se hace ayudar. Busca quien colabore en la tarea de la evangelización. Pero para recorrer este camino, hay que vivir en la austeridad y pobreza, de modo que pongan sus fuerzas en la gracia del Señor, en la fuerza De Dios que Él les da. Sólo si confían en esta gracia, podrán llevar a cabo la misión que Jesús les encomiendo, pues se lleva a cabo por el poder de su Amor.
– Hoy también el señor nos envía a nosotros, nos invita a dar testimonio en la vida de su Amor misericordioso. Y también nos manda el Señor con la invitación a la pobreza evangélica, para que vayamos a la misión más ligeros de equipaje, sin gran preocupación por llevar para que nos sobre, es para no apoyarnos demasiado en los medios humanos, sino en la fe, en la gracia De Dios. Es dios el que hace crecer, el que da vida a todo lo que logremos hacer.
– En cualquier cosa de nuestra vida, apoyémonos sobre todo en la gracia De Dios y nuestra fe, sin buscar seguridades humanas, que nos dejan vacíos y nos defraudan, de este modo nos llevará a una verdadera gratuidad, austeridad y desinterés a la hora de hacer el bien.

María, Madre que nuestra única riqueza sea Cristo, y que sea también nuestro único Rey. Amén.

Un pobre sacerdote +++

JUEVES CUARTA SEMANA TIEMPO ORDINARIO