II DOMINGO DE PASCUA

DOMINGO DE LA DIVINA MISERICORDIA

HECHOS:

– Los Cristianos vivían en perseverancia, que palabra tan fácil de decir y tan difícil de vivir, es necesario ser muy constante y vivir mucho en el Señor para que se haga realidad, pero ¿en qué perseveraban los primeros cristianos?

– Los primeros cristianos perseveraban en cuatro cosas:

1. La enseñanza de los apóstoles, compartían con ellos que habían vivido con Jesús y contaban las vivencias y las palabras de Jesús.

2. La comunion, esto es una verdadera comunidad que tenían todo en común y que vivían unidos. Que diferente la primera comunidad a nosotros que nos guardamos y nos escondemos de los hermanos para no acogerlos, o incluso para nos saludarlos.

3. En la fracción del pan, en la eucaristía, no tenemos nada más grande, ni más importante, perseverar en la misa diaria en compartir el pan eucarístico para que Jesús sea nuestro modelo, y nos lleve a ser eucaristía para los demás.

4. Las oraciones, que importante es rezar juntos. Se dice que la familia que reza unida, permanece unida, pues así también la comunidad que reza unida y de corazón, permanece unida al Señor que nos une, nos guía y nos cuida.

– Y si vivimos todo esto, se verán mucho prodigios y signos, ordinarios y extraordinarios que nos llevarán a ser testimonio de la resurrección de Jesús en el mundo.

SALMO:

“Dad gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia.”

– Este salmo es un salmo que destaca en sí mismo el acontecimiento de la Pascua, la victoria del Señor sobre le pecado y sobre la muerte. Y expresamos así nuestra alegría agradecida, porque sigue siendo el día en que el Señor hace obras grandes, que son nuestra alegría y nuestro gozo.

– Es el tiempo de la Misericordia, el Señor hace el milagro y obra en nosotros con grandes acciones, pero sobre todo con la entrega de Cristo en la Cruz, y su resurrección gloriosa.

APOCALIPSIS:

– Con un lenguaje lleno de imágenes y símbolos, oímos testimonios del Cristo pascual, estuve muerto, pero ahora vivo, aclamado por sus salvados: digno es el Cordero degollado de recibir el poder… La comunidad eclesial de la tierra mira en este libro a la comunidad del cielo, los que después de la gran tribulación y de pasar hambre y sed están ya gozando de las aguas de la vida y viven en un cielo nuevo y una tierra nueva, en la ciudad santa de Jerusalén, instruida sobre doce piedras que llevan el nombre de los doce apóstoles, rodeando al Cordero en su triunfo.

– Lo primero que nos dice el autor del libro es que esta visión la tuvo el día del Señor, el domingo. Es la primera vez que se designa así al día que hasta entonces se llamaba el primer día después del sábado, primer día de la semana. Ahora es el día del Señor Resucitado.

JUAN:

– Hoy hay que dividir el comentario del Evangelio en dos partes, cuando no está Tomás y cuando está Tomás:

  1. CUANDO NO ESTÁ TOMÁS:

+ Los discípulos están con las puertas cerradas por miedo a los judíos, esto es lo que nos pasa muchas veces a nosotros si ponemos nuestra confianza en nosotros mismos, en nuestro esfuerzo en nuestros criterios; que nos miramos más a nosotros que a Dios, que a Jesús, y eso nos hace contar con nuestras fuerzas, y sabemos que son limitadas.

+ Jesús dese la PAZ, esa paz que transforma y llena el alma, que es capaz de transformar corazones, que es La Paz, que necesitamos para vivir con sosiego, gustando de verdad de las cosas desde dentro.

+ Jesús ENSEÑA SUS MANOS Y SU COSTADO, es para mostrar que el Resucitado es el mismo que el Crucificado, pero a la vez se le puede dar un sentido espiritual claro, Jesús intercede perennemente por nosotros mostrándole al Padre eternamente estas llagas que son signos de la entrega de su vida por nosotros. Además son el lugar donde podemos ir a descansar y al que podemos ir para pedir un aumento de fe y se sanados.

+ Jesús LES ENVÍA, Jesús les hace participes de su misión, aunque los apóstoles no se fían de si mismos y están escondidos, Jesús si se fía de ellos, sabe que van a acoger el Espíritu Santo y van a poder ser sus manos, sus píes, y su corazón, y así hacerle presente en el mundo.

+ Jesús SOPLA EL ESPÍRITU SANTO, para capacitar para la misión, sin la Fuerza que viene de lo alto, no podemos hacer nada, estamos perdidos, hay que estar abiertos siempre a su acción, dejando hueco en el corazón para que pueda entrar, para ellos hay que vaciar el corazón de todo lo que no es Dios, y no nos lleva a Dios.

+ PERDONAR Y RETENER PECADOS, Jesús es el que da a los apóstoles el don de perdonar pecados cuando se dan las cualidades para poder perdonarlos, y de retenerlos cuando así no sea. Que gran misión la que da Jesús a los apóstoles de perdonar pecados, de vivir el sacramento de la confesión, de no abandonarnos, sino al dejar este sacramento, hacerse presente de un modo más claro en su Misericordia, como no destacar esto por un momento en este domingo de la Divina Misericordia.

  1. LLEGA TOMÁS:

+ Tomás NO CREE el testimonio de los apóstoles, cuantas veces nos pasa esto de no creer el testimonio de otros. Se dice que el hombre no aprende en cabeza ajena, y esto es para lo bueno y para lo malo, no somos de reconocer lo malo del pecado en la vida de otro, y nos cuesta también mucho verificar lo que le ha pasado de bueno a otro. Somos por así decirlo muy tomistas en esto.

+ Tomás afirma que SI NO VEO NO LO CREO, SI NO TOCO NO CREO. Cuantas veces nosotros también ponemos trabas a Dios pidiendo pruebas, diciéndole que nos haga tal o cual milagrito, y esto al final no nos deja entregarnos al Señor, porque el Señor no va a pasar por nuestro aro, debemos nosotros dejar nuestra vida en sus manos para que nos haga libres.

+ Aparece Jesús vuelve a desear La Paz y se dirige a Tomás: TRAE TU DEDO Y TOCA, MÉTE TU MANO EN MI COSTADO Y CREE. Esta es la mayor misericordia de Jesús, acercarse tanto a nosotros que nos dice ven y toca, aquí estoy soy yo, te amo con locura, no dejo de estar en ti y quiero que vivas mi presencia realmente en tu vida. Y se acerca en la Eucaristía y nos dice ya no sólo ven y toca, sino VEN Y CÓMEME, yo creo que no hay mayor misericordia que el Señor se nos de por entero y se entregue por entero a nosotros. Hoy cuando toquemos, cuando nos comamos al Señor, que digamos sinceramente, SEÑOR MÍO Y DIOS MÍO, es verdad Jesús, eres mi Señor, el que siempre está, eres mi Dios a quien adoro, postro y entrego toda mi vida a tus pies.

  • Conclusión: BIENAVENTURADOS LOS QUE CREAN SIN HABER VISTO: De esta afirmación de Jesús más que una reflexión hacemos una petición. Ayúdanos a creer Jesús, envía sobre nosotros el don del Espíritu Santo y que vivamos en Ti. Tú Madre María, que siempre te fiaste de Jesús, y te dejaste llenar de ese Espíritu Santo, enséñanos a hacer hueco en nuestro corazón y acoger la gran Misericordia De Dios, que es que tu Hijo Jesucristo viva en nosotros. Amén.

un pobre sacerdote +++

CONSAGRACIÓN A LA DIVINA MISERICORDIA

¡Oh, Jesús Misericordioso!. Tu Bondad es infinita y los tesoros de Tu Gracia son inagotables. Me abandono a Tu Misericordia que sobrepuja todas Tus obras. Me consagro enteramente a Ti para vivir bajo los rayos de Tu Gracia y de Tu amor que brotaron de Tu Corazón traspasado en la Cruz.

Quiero dar a conocer Tu Misericordia, por medio de las obras de misericordia corporales y espirituales, especialmente con los pecadores, consolando y asistiendo a los pobres afligidos y enfermos. Más, Tú me protegerás como cosa tuya, pues todo lo temo de mi debilidad y todo lo espero de Tu Misericordia.

Que toda la humanidad comprenda el abismo insondable de Tu Misericordia, a fin de que poniendo toda su esperanza en ella pueda ensalzarla por toda la Eternidad.

II DOMINGO DE PASCUA, DOMINGO DE LA DIVINA MISERICORDIA