DOMINGO XXIX SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO

Jornada Mundial por la evangelización de los pueblos

ISAÍAS:

– Hoy vemos como Dios usa a Ciro rey de los persas, para que por medio de un decreto, el pueblo de Israel pueda volver del destierro, y no solo eso, sino que le da facilidades para que puedan reconstruir su país, sobre todo el Templo. Ciro no conoce a Dio, pero Dios le lleva de la mano, y de incluso el título de ungido, de consagrado, y de este modo s convierte en instrumento De Dios para liberar a su pueblo y permitir que siga la línea religiosa y mesiánica que estaba amenazada di duraba más el destierro en tierra pagana.

– La primera cosa que debemos pedir hoy es que nos enseñe el Señor a discernir los signos de los tiempos, y como tiene una enseñanza para nosotros detrás de cada acontecimiento de la vida.

SALMO:

“Aclamad la gloria y el poder del Señor.”

El salmo nos lleva a declarar una verdad que también decía Isaías, que el Señor es el único Dios y que es digno de toda alabanza, y que como fuera de nuestro Dios no hay ningún otro, hay que contar las maravillas del Señor a todas las naciones, esto nos viene fenomenal, a la hora de que hoy celebramos el Domund, y que cada uno de nosotros debe anunciar la salvación De Dios que experimenta en su propia vida.

1 TESALONICENSES:

– San Pablo saluda a la Iglesia de Tesalónica, y muestra su amor por ellos, que se ve en su oración profunda, y en el recuerdo de como se viven cosas esenciales, como son la fe, la esperanza y el Amor, y se comprueba que les quería de verdad, porque venían fácilmente a su recuerdo.

– Y les corrobora en la fe, diciendo que el Señor les ha elegido, pues el Evangelio ha sido anunciado con la fuerza del Espíritu Santo, con plena convicción, pero que se ha hecho vida en esta comunidad.

MATEO:

– Hoy los enemigos de JEsús, quieren meterle en un gran problema, y piensan cómo hacerlo, y lo hacen con la pregunta si es lícito pagar impuestos al César, o sea, al ocupante romano. Si responde que sí, le podrán acusar de colaboracionista, y el pueblo le rechazará. Pero si responde que no, podrá ser acusado de rebelde ante las autoridades. Esta es la intención de los que se acercarón con la moneda a Jesús.

– Pero Jesús no entra al trapo, sino que recurre a la imparten del emparrados que había grabada en las monedas, les da una respuesta muy sabia, que no entra en el fondo de la cuestión, pero sí les invita a saber conjugar dos cosas, aunque ellos sólo le habían preguntado por uno, que es dar, devolver al César lo que es del César, pero también dar, devolver, a Dios lo que es De Dios.

– Lo que Jesús nos enseña es que debemos dar a Dios lo que es De Dios, además de dar al César lo suyo. Cuando haya que optar por obedecer al César o Dio, él no tiene ninguna duda: Dios es superior al César. Nuestra obediencia al César no es omnímoda. Ni el dinero ni el César ha de ser considerados dioses ni rendirles culto. Dios es el único Dios, que nos puede salvar, que nos ama si medida… Podríamos decir con los apóstoles: hay que obedecer a Dios antes que a los hombres. De este modo ya no es más o César o Dios, sino uno y otro, cada uno en su plano. PEro nunca olvidar que Dios es el Amor que ordena todos los demás amores. Por ello nunca olvidar que no se puede dar el alma al César, porque es De Dios.

MAría, que nos demos por entero a Dios, y el ordene nuestra vida en los demás amores. Amén.

Un pobre sacerdote +++

COMENTARIO DE LOS PADRES DE LA IGLESIA

Pseudo-Crisóstomo, opus imperfectum in Matthaeum, hom. 42

Así como sucede cuando alguno quiere detener el curso del agua que corre, que si llega a saltar la presa busca su curso por otro lado, así la malicia de los judíos, cuando se vio confundida por una parte, buscó salida por otra. Por esto dice: “Entonces los fariseos se fueron”, etc. Se fueron, diré, a buscar a los herodianos. Tal fue el consejo, como tales eran los que lo dieron. Por esto sigue: “Y le enviaron sus discípulos juntamente con los herodianos, diciendo: Maestro, sabemos que eres veraz, y que enseñas el camino de Dios en verdad”.

Glosa

Se valieron de personas desconocidas, para engañar más fácilmente a Jesús y poderle atrapar por medio de ellas. Porque como temían a las gentes, no se atrevían a hacerlo por sí mismos.

San Jerónimo

Hacía poco que Judea había quedado sometida a los romanos por César Augusto, cuando tuvo lugar el censo de todo el mundo, y se establecieron los tributos. Por eso había en el pueblo mucho deseo de insurreccionarse. Decían unos que los romanos cuidaban de la seguridad y de la tranquilidad de todos, por cuya razón se les debía pagar el tributo; pero los fariseos, que se atribuían toda justicia, apoyaban, por el contrario, que el pueblo de Dios (que ya pagaba los diezmos, daba las primicias, y todo lo demás que estaba prescrito en la ley) no debía estar sujeto a leyes humanas. Pero César Augusto había colocado a Herodes, hijo de Antipatro, extranjero y prosélito, como rey de los judíos; el cual debía ordenar los tributos y obedecer al Imperio Romano. Por lo tanto, los fariseos envían a sus discípulos con los herodianos, esto es, o con los soldados de Herodes o con aquellos a quienes daban el apodo irónico de herodianos y trataban como no afectos al culto divino, porque pagaban sus tributos a los romanos.

San Juan Crisóstomo, homiliae in Matthaeum, hom. 70,1

Por esto, pues, envían a sus discípulos junto con los soldados de Herodes, para que pudiesen vituperar cualquier cosa que dijere el Salvador. Deseaban, pues, que el Señor dijere algo en contra de los herodianos, porque como temían prenderlo por temor a las turbas, querían ponerle en peligro, y hacerle aparecer como enemigo de los tributos públicos.

Pseudo-Crisóstomo, opus imperfectum in Matthaeum, hom. 42

Esta es la primera ficción de los hipócritas, cuando alaban a los que quieren perder; y por lo tanto, empiezan la alabanza, diciendo: “Maestro, sabemos que eres veraz, etc.” Le llaman Maestro, para que viéndose honrado y alabado, les manifieste sencillamente los secretos de su corazón, como deseando tenerles por discípulos.

Glosa

De tres modos sucede que alguno no enseñe la verdad: primeramente, por parte del que enseña, porque o desconoce la verdad, o no la estima; y en contra de esto dicen: “Sabemos que eres veraz”. En segundo lugar, de parte de Dios, porque pospuesto su temor, algunos no enseñan con toda su pureza la verdad que procede de Dios, y que ellos conocen; y contra esto dicen: “Y que enseñas el camino de Dios, en verdad”. Y en tercer lugar, de parte del prójimo, por cuyo temor o amor calla alguno la verdad; y para ocultar esto añaden: “Y que no te cuidas de cosa alguna”, (esto es, del hombre), “porque no miras a la persona de los hombres”.

San Juan Crisóstomo, homiliae in Matthaeum, hom. 70,1

Esto lo decían en secreto, pero refiriéndose a Herodes y a César.

San Jerónimo

Esta pregunta suave y engañosa, le provoca a responder, que debe temerse más a Dios que al César; por esto dicen: “Dinos, pues: ¿qué te parece?”, etc. Para que si dice que no deben pagarse los tributos, lo oigan enseguida los herodianos y le detengan como reo de sedición contra el emperador de Roma.

San Juan Crisóstomo, homiliae in Matthaeum, hom. 70,1

Y como sabían que a algunos que habían aspirado a introducir esta discordia los habían matado, querían también hacerle caer en esta sospecha por estas palabras.

Prosigue: “Pero Jesús, conociendo la malicia de ellos”, etc.

Pseudo-Crisóstomo, opus imperfectum in Matthaeum, hom. 42

No les responde de la misma manera sencilla y pacífica sino que contesta según las intenciones malas de los que preguntan, porque Dios responde a los pensamientos y no a las palabras.

San Jerónimo

La primera virtud del que responde consiste en conocer las intenciones de los que preguntan y no llamarles discípulos suyos sino tentadores. Hipócrita es aquel que aparenta ser algo que no es.

Pseudo-Crisóstomo, opus imperfectum in Matthaeum, hom. 42

Les llama hipócritas porque no iban a llevar a cabo lo que pensaban hacer, sabiendo que El conoce el corazón de los hombres y que, por eso mismo, conocía sus malas intenciones. Véase aquí el porqué los fariseos le halagaban para perderle. Pero Jesús los confundía para salvarlos, puesto que para un hombre no es de ningún provecho adular mientras que sí lo es ser corregido por Dios.

San Jerónimo

La sabiduría siempre obra de una manera sabia, y confunde con frecuencia a sus tentadores, por medio de su palabra. Por esto sigue: “Mostradme la moneda del tributo. Y ellos le presentaron un denario”. Esta clase de moneda era la que se consideraba del valor de diez monedas, y llevaba el retrato del César. Por esto sigue: “Y Jesús les dijo: ¿de quién es esta figura e inscripción?” Los que creían que la pregunta del Salvador era hija de la ignorancia y no de la deferencia, aprendan aquí cómo Jesús podía conocer la imagen que había en la moneda. Prosigue: “Dícenle: del César”. Y no creemos que era César Augusto, sino Tiberio, su hijastro, en cuyo tiempo sufrió la pasión nuestro Señor. Todos los emperadores romanos, desde el primero, llamado Cayo César que se apoderó del imperio, se llamaban Césares. Prosigue: “Pues pagad al César lo que es del César”, esto es, la moneda, el tributo y el dinero.

San Hilario, in Matthaeum, 23

Si nada hay que siendo del César se encuentre entre nosotros, no estaremos obligados a darle lo que es suyo. Por lo tanto si nos ocupamos de sus cosas, si usamos del poder que él nos concede no haremos ofensa alguna, si damos al César lo que es del César.

San Juan Crisóstomo, homiliae in Matthaeum, hom. 70,2

Tú también, cuando oigas: da al César lo que es del César, sabe que únicamente dice el Salvador aquello que no se opone a la piedad. Porque si hubiese algo de esto, no constituirá un tributo del César, sino del diablo. Y después, para que no digan: que los hombres no están sujetos, añade: “Y a Dios lo que es de Dios”.

San Jerónimo

Esto es, las décimas, las primicias, las oblaciones y las víctimas. Así como el mismo Señor pagó al César el tributo por sí y por San Pedro, pagó también a Dios, lo que es de Dios, haciendo la voluntad de su Padre.

San Hilario, in Matthaeum, 23

Conviene por lo tanto que nosotros le paguemos lo que le debemos, esto es, el cuerpo, el alma y la voluntad. La moneda del César está hecha en el oro, en donde se encuentra grabada su imagen; la moneda de Dios es el hombre, en quien se encuentra figurada la imagen de Dios; por lo tanto dad vuestras riquezas al César y guardad la conciencia de vuestra inocencia para Dios.

Orígenes, homilia 21 in Matthaeum

En esto aprendemos por el ejemplo del Salvador que no debemos atender a lo que dicen muchos so pretexto de religiosidad y que, por lo tanto, tiene algo de vanagloria, sino a lo que es conveniente, según dicta la razón. También podemos entender este pasaje en sentido moral, porque debemos dar al cuerpo algunas cosas -lo necesario- como tributo al César. Pero todo lo que está conforme con la naturaleza de las almas, esto es, lo que afecta a la virtud, debemos ofrecerlo al Señor. Los que enseñan que según la ley de Dios no debemos cuidarnos del cuerpo son fariseos, que prohiben pagar el tributo al César, como los que prohiben casarse y mandan abstenerse de comer a los que Dios ha creado. Y los que dicen que debemos conceder al cuerpo más de lo que debemos, son herodianos. Nuestro Salvador quiere que no sufra menoscabo la virtud, cuando prestamos nuestro servicio al cuerpo; ni que sea oprimida la naturaleza material, cuando nos dedicamos con exceso a la práctica de la virtud. El príncipe de este mundo, es decir, el diablo, representa al César; no podemos por lo tanto dar a Dios lo que es de Dios hasta que hayamos pagado al príncipe lo que es suyo, esto es, hasta que hayamos dejado toda su malicia. Aprendamos también aquí esto mismo que no debemos callar en absoluto en contra de los que nos tientan, ni responder sencillamente, sino con circunspección, así quitaremos la ocasión de que se quejen contra nosotros, y enseñaremos qué es lo que deben hacer para no ser dignos de reprensión los que quieren salvarse.

San Jerónimo

Los que debieron creer en tan admirable sabiduría, se asombraron al ver que sus propósitos de asechanzas no habían tenido lugar: Por esto sigue: “Y cuando esto oyeron, se maravillaron, y dejándole, se retiraron”, llevando consigo su infidelidad y su admiración.

DOMINGO XXIX SEMANA DEL TIEMPO ORDINARIO