DOMINGO XIII TIEMPO ORDINARIO

1REYES:
– Es importante ver qué detalles simbólicos se cuenta la vocación de Eliseo: el manto de Elías que le cubre, el permiso para despedirse de sus padres, el gesto de sacrificar su yunta de bueyes con los que trabaja y la comida de despedía que ofreció su gente, para seguir ya definitivamente a Elías. Desde ahora Eliseo luchará por hacer oír al pueblo la voz De Dios y recordarle su alianza, contra las tendencias paganizantes de su época.
– Que ejemplo de entrega a la voluntad De Dios, sobre todo por no poder volver a atrás por separarse de todo lo que le puede atar con lo que no es Dios y condicionarle. Es para pedirle a Dios la actitud de Eliseo y estar dispuesto a lo que el Señor nos pida.

SALMO:
«Tú eres, Señor, el lote de mi heredad».
El salmo canta la confianza del salmista en Dios en el momento de tomar decisiones importantes como la que ha tomado Eliseo y tantos otros que se sienten llamados por Dios: Me enseñarás el camino de la vida… el Señor es el lote de mi heredad , misuerte está en tu mano… protégeme, Dios mío, que me refugio en ti: tú eres mi bien». La opción vocacional cambia nuestras vidas y necesita toda la ayuda divina.

GÁLATAS:
– Vemos como sigue el tema de si hay que ser judío antes que cristiano. Y para San Pablo, volver a la ley de Moisés como obligatoria para los que se convierten a Cristo es deformar el evangelio que hemos recibido, volver a la esclavitud y perder la libertad que habíamos conseguido: «no os sometáis de nuevo al yugo de la esclavitud, vuestra vocación es la libertad». Una libertad que no es libertinaje , sino basada en la exigencia del amor: «sed esclavos unos de otros por amor».
– Otra libertad que hemos de cuidar es la de las obras según el Espíritu, que es muy diferente que la de las obras según los deseos de la carne.

LUCAS:
– Vemos varios episodios de vocación: a uno de los que le piden seguirle, Jesús le avisa que no espere comodidades. A oros les dice que no se detengan ni pra enterrar a su padre ni para despedirse de su familia, el seguimiento de Jesús tiene que ser radical, decidido.
– Jesús nos avisa que nuestro camino, igual que el suyo, va a ser también de subida a Jerusalén. Con un destino final de vida, pero que incluye decisiones que a veces comportan la cruz.
– Camino de Jerusalén, camino a la cruz va Jesús. Es admirable su lucidez y decisión en su recorrer el camino mesiánico, sin dejarse desviar ni por las maquinaciones de sus enemigos ni por los malentendidos de sus seguidores ni por la tentaciones de la multitud que le quiere hacer rey. Sabe cuál es su misión y la lleva a cabo con generosidad, a pesar de que le llevará a la cruz. Esto es una llamada a nosotros a buscar el mismo camino que Jesús, e ir sin miedo a subir a Jerusalén, subir a la Cruz.
– Escogerla por encima de todo ya que muchas veces los mismos apóstoles hacen lo que no es correcto y viven un camino de venganza o comunidad, hoy les corrige sobre el fuego del cielo que quieren mandar a los que no le hacen caso, cuando todo ha salido mal, y no según su perspectiva. Jesús no quiere destruir a nadie, sino que puedan vivir, y para ello entrega su propia vida por ellos. Jesús ha venido a traer la salvación al mundo entero, y para ello tiene que entregar la vida. Que gran entrega de amor.
– Para ello el Señor nos lleva a una llamada a entregarlo todo, sin negarle nada a Dios, con una entrega generosa y con total disponibilidad, y de este modo dejarlo todo para seguirlo, y saber renunciar a lo secundario para conseguir lo principal. Esto es poner a Dios por encima de todas las cosas, y todo vivirlo desde el prisma del Señor.

María Madre haz que nos entreguemos del todo a tu Hijo Jesús, y que no tengamos reservas, que amemos totalmente al que totalmente se entrego por nuestro amor. Amén.

Un pobre sacerdote +++

DOMINGO XIII TIEMPO ORDINARIO