DOMINGO VII TIEMPO ORDINARIO

LEVÍTICO:

– Invitación a ser santos, no a ser mediocres, pero sobre todo para llegar a esta santidad, este texto se centra en el cuidado de amar al prójimo como a uno mismo.

– Hoy leemos una parte del código de santidad, que nos pone a Dios mismo como modelo de nuestra actuación, ser santos como el Señor lo es. Y así tenemos que tratar al hermano, desde buscar su suma bien y vivir un amor verdadero.

SALMO:

"El Señor es compasivo y misericordioso".

Miramos y vemos el modelo del Señor, para vivir nuestra vida de fe y de caridad con el prójimo. Ante todo Dios es un Dios de misericordia, que quiere curar al hombre por dentro, del pecado, y por fuera de las enfermedades y de toda herida.

Lo más grande es que Dios no nos cura porque nos lo merezcamos, sino porque es compasivo y misericordioso, porque su corazón está enamorado del hombre, Dios tiene un amor tierno por el hombre.

1 CORINTIOS:

– San Pablo sigue comentando que no se puede estar en división en la comunidad, sino que la comunidad Cristian es un templo De Dios y en ella habita el Espíritu Santo. Las divisiones destruyen este templo, y es echar en saco roto la gracia De Dios.

– No seguimos a ningún hombre humano, ni a Cefas, ni Apolo, ni Pepito, ni a Juanito, sino a Jesucristo, y en Él todo lo podemos y todo lo poseemos.

MATEO:

– La caridad fraterna, en la que también quiere Jesús que sus seguidores hagan algo extraordinario, algo más que la mera justicia. JEsús cambia la ley del talión. Sus discípulos deben hacer algo mucho más generoso: no devolver mal por mal, presentar la otra mejilla, prestar la capa además de la túnica que le piden, acompañar dos millas, en vez de una.

– El seguidor de Jesús debe perdonar al enemigo. No sólo saluda al que ya le saluda, sino también al que no le saluda. La media es asombrosa: SED PERFECTOS COMO VUESTRO PADRE CELESTIAL ES PERFECTO.

María madre de Dios y madre nuestra llévanos a amar con el mismo espíritu que te lleno en la encarnación y nos transforme en tu hijo Jesucristo amén

Un pobre sacerdote +++

DOMINGO VII TIEMPO ORDINARIO