DOMINGO V DE PASCUA
Resultado de imagen de domingo v de pascua fano

HECHOS:
– Es precioso como Dios va abriendo caminos por medio de los apóstoles, en especial por medio de Pablo y Bernabé. Estos caminos son para ver que la salvación es para todos, pues hoy su predicación hace que se abra a los gentiles la puerta de la fe. Que corazón más grande el de Dios que quiere que todos los hombres se salven, pues el Amor de Dios Padre es un amor a todos sus hijos sin excepción.
– Pero también aparece como animaban a los discípulos, a los creyentes, a los que ya habían conocido a Dios a que perseveren en la fe, y esto no desde una falsa esperanza, sino mostrando que hay que padecer mucho para entrar en el Reino de Dios. Muestran claramente la meta, el Reino de Dios, pero también el camino pasar, padecer mucho, cargar la cruz con Cristo, para resucitar con Él.

SALMO:
"Bendeciré tu nombre por siempre jamás, Dios mío, mi rey".
En el salmo lo primero que se reconoce es la infinita misericordia de Dios, que es bueno con todos, que ama profundamente a todas sus criaturas, y que apuesta por todos entregándose totalmente por puro amor.
En segundo lugar lo que aparece es la acción de gracias del pueblo que reconoce y vive tanto amor, y que a la vez también muestra que no se puede guardar este amor, sino que tiene que mostrar este reino de amor a todos los hombres. Cuando uno es conquistado por este amor no puede guardárselo, tiene que regalarlo, pues el Amor siempre es difusivo, es para entregarlo.

APOCALÍPSIS:
– Nos muestra que hay un nuevo cielo y una nueva tierra, muestra que Dios viene a hacer todo nuevo, pero Dios quiere instaurar un cielo y uan tierra donde habite Él, con todo su amor, su perdón, su bondad… Dios quiere acampar con nosotros, quiere vivir con nosotros, para que nosotros podamos vivir en Dios, y de este modo gozar de todo lo que nos quiere dar, y vivir ya no con las limitaciones de este mundo, sino con la grandeza y la eternidad del cielo.
– Me llama la atención como Dios enjuga las lágrimas de nuestros ojos, no lo hace con falsa esperanza, sino quitando aquello que nos provoca el dolor y el sufrimiento mas grande, que es la muerte, el luto, el llanto, el dolor. Dios quiere que vivamos en su Amor eterno, y por eso buscar ese Reino que no pasa, el Cielo, donde estaremos unidos plenamente con el Señor, y ya no habrá limitaciones humanas. Realmente entonces todos será nuevo, porque se vivirá en la novedad y la grandeza de Dios.
– Todos tenemos que colaborar para construir esos cielos nuevos y esa tierra nueva, y no quedarnos satisfechos, con un conformismo cobarde, con lo que ya más o menos funciona. Vivir del Espíritu, para vivir para Dios y los hermanos.

JUAN:
– "Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros como yo os he amado. LA señal por la que conocerán que sois discípulos míos, será que os amáis unos a otros."
– Deberíamos tomar muy en serio el testamento que Jesús nos da sobre el amor fraterno. Es la consigna, como un termómetro o comprobante de si somos o no buenos cristianos, pues es la señal por la que conocerán que somos discípulos del Señor, y por lo tanto, para que puedan conocer al Señor los demás.
Debemos cuidar ser serviciales y fraternos, los que están fuera de la iglesia verán creíble nuestro testimonio, y los que están dentro se sentirán animados a seguir adelante en su vida de seguimiento de Cristo. No hay nada que anime más a los de dentro que la fraternidad verdadera. No hay nada que convenza más a los de fuera que el ser testigos de una fraternidad viva.
– El amor fraterno que el Señor nos pide, es la unión con Él. Jesús no había hecho otra cosa que amarlos, unidos a Él todos tendremos que amarnos también en El. Se trata por tanto de vivir en el Amor a Jesús, y en el Amor de Jesús amarnos entre nosotros, y a los demás. Lo que es claro es que para amar con el mismo amor de Jesús, hay que tener su Amor en nuestra vida. Este Amor es el Espíritu Santo, pues pidámosle al Señor este Espíritu para que nos colme y vivamos de Dios y un poco menos de nosotros.

María, MAdre del Amor Hermoso, haznos vivir del Amor de Dios, para Amar de verdad al prójimo y a nosotros mismos. Amén.

Un pobre sacerdote +++

DOMINGO V DE PASCUA