DOMINGO DE RAMOS, EN LA PASIÓN DEL SEÑOR

MATEOS: EVANGELIO DE LA PROCESIÓN

– La lectura del evangelio antes de la procesión nos cuenta lo que sucedió aquel día, cuando Jesús sabiendo que había llegado su hora se decido a entrar en Jerusalén. Y entre entre aclamaciones y proclamado como bendito y adornado su paso con palomas y mantos. No sería seguramente un gran acontecimiento, sino más bien una manifestación popular y espontánea de admiración al que consideraban como el Profeta envidiado por Dios. Pues incluso donde viven Jesús montado no es muy glorioso, si se cumple la Escritura con ello pero no es lo más glamuroso que existe, Dios es un Dios que reina desde la humildad.

– Lo principal de esta procesión no son los ramos benditos, sino el Señor que llega y viene a dar la vida por nosotros, y la comunidad que acompaña a Cristo aclamándolo con cantos, agitando los ramos que han sido bendecidos porque son signo de nuestra fe y de nuestra alabanza.

ISAÍAS:

– El siervo de Yahvé, abre el oído para escuchar la voluntad De Dios, ya para ponerla en obra. Y se lanza con todo su ser a cumplir la voluntad del Padre de entregar la vida, de darla cruentamente en una pasión, que es salvación de los pecados, pero una entrega dura y real que hace que al dar Él la vida nosotros tengamos vida. Siempre con la ayuda del Padre el Hijo es capaz de en su humanidad en la que no hace alarde de su categoría divina, dar la vida por entero.

– El siervo de Yahvé, escucha también para luego poder comunicar las palabras De Dios. El siervo es consciente de su misión, que va acompañada de fuerte oposición y de una entrega generosa y total de la vida.

SALMO:

"Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?"

Este es el salmo que en el Evangelio se pone en boca de Jesús en la Cruz. Es una salmo impresionante y conmovedor. Es una oración perfecta de Jesús que en medio de sus dolores, pone su confianza en el único que puede salvarle en Dios su Padre, y a Él entrega la vida, y le pide que no se quede lejos, que venga pronto a ayudarle, para darse por entero, no para bajarse De la Cruz.

FILIPENSES:

– Esta lectura resume lo que Jesús hace en su Pasión, pues siendo Dios, no hizo alarde de su categoría De Dios, se rebajo en todo, hasta hacerse esclavo y dar la vida en una muerte ignominiosa que es la Cruz, es la kenosis, el abajamiento más profundo; y de este abajamiento el Padre hará un ensalzamiento de Jesucristo, por haberse dado hasta el extremo, y le da el Nombre sobre todo nombre, y es Señor sobre todo. Que bueno sería que le dejaremos ser el Señor de nuestra vidas.

– Es u himno que habla del proceso pascual, su paso o tránsito. Desde su condición divina se rebaja a la humana y a la humillación de la muerte, el anonadamiento total. Desde ahí la fuerza De Dios lo eleva como Señor de toda la creación.

PASIÓN SEGÚN SAN MATEO:

– En el relato de la Pasión según san Mateo vemos que es el que más citas bíblicas aporta para mostrar que las promesas del Antiguo Testamento se cumplen. Es el relato que pone énfasis en los espectaculares fenómenos que suceden en la muerte de Jesús en el velo del templo, en la tierra, en las rocas y en las resurrección de muertos, también se detiene en los ultrajes que dirigen a Jesús en la cruz la gente, las autoridades y los Ladrones ajusticiados con él.

– El impresionante relato de la pasión, es muy conveniente leerlo por entero, y pararnos a leerlo con tranquilizadas, pues es lo que más bien puede hacernos a cada uno de nosotros, ponernos ante la gran lección de generosidad que Cristo nos dio al entregarse como reconciliación entre Dios y los hombres, y como salvación, sanación y liberación de nuestros pecados.

DOMINGO DE RAMOS, EN LA PASIÓN DEL SEÑOR